viernes, 9 de diciembre de 2016

Historia de la Tradición de la Virgen del Buen Suceso

Una tradición colonial cuenta que un famoso ebanista de Huamanga fue llamado al cusco por el Obispo para realizar unos trabajos en algunos retablos en el convento de Santo Domingo, antes de salir de viaje soñó con la virgen María con un rosario en la mano derecha quién le dijo si quieres sanar de la lepra búscame en el Cusco.

El maestro tallador estaba de hecho enfermo de lepra, la misma que había contraído en sus viajes pero todavía podía esconderlo. En el Cusco estuvo trabajando con los Dominicos hasta que su mal empeoró y ya no pudo ocultarlo teniendo que vendarse el rostro es así que los sacerdotes por temor al contagio lo expulsaron del convento.



Un día de mucha lluvia estuvo rogando de puerta en puerta sin tener donde guarecerse pero nadie le quiso ayudar es así que decidió entrar a resar a una pequeña capilla en la parroquia de San  Blas ubicada en la zona de Mesa Redonda, conocida como Capilla de Nuestra Señora de la Visitación. Grande fue su asombro cuando vió a la virgen en el altar que se le había aparecido en sueños, Curame Madre Misericordiosa rogándole le dijo cayendo postrado cuando del rosario de la Virgen empezaron a caer pétalos de rozas quedando así curado de su mal.

Imágen referencial de Internet (Todos los créditos a sus autores)



Conocido el portento la Virgén de esta capilla fue llevada a la Iglesia Matriz de San Blas y se le llamó desde ese entonces como Virgen del buen suceso.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

El gran Mecenas del Cusco

Uno de los más grandes mecenas del Cusco, Manuel de Mollinedo y Angulo natural de Burgos España fue nombrado Obispo del Cuzco, llegó a Lim...